Más bien me inclino a pensar que era esta gordita casada la que tenía la urgencia en lugar del calentador de agua, cuando pasan mucho tiempo solas a algunas mujeres se les va la cabeza y pueden llegar a hacer cosas de las que luego se arrepienten. Arrepentida o no, esta madurita le ha dado al cuerpo lo que le pedía y no era otra cosa que tener una aventurilla extramatrimonial y en caso de gustarle repetir. ¿Creéis que volverá a cometer otra infidelidad o por el contrario esta será la primera y la última?…

Detalles del vídeo

Visualizaciones: 39.631 vistas