No hay palabras para definir la espectacular follada que le pegué a esta guarra. Al principio tenía mis dudas por su evidente obesidad mórbida, pero me di cuenta de lo cerda que era y cambié rápidamente de opinión. Bueno, ver sus dos gigantescas tetas también ayudó a que me pusiera caliente. Me eché sobre ella, joder que grande era la tía, comencé a tocarle el coño y para mi sorpresa lo tenía totalmente mojado. Se notaba que la jovencita estaba muy excitada, necesitaba mi polla y yo iba a dársela si encontraba su coño entre tanto pliegue de grasa.
Pero si lo encontré, tenía un buen coño gordo y carnoso que pedía a gritos mi rabo. Se la metí y la cerda gemía como si fuera su primera vez.
Reconozco que aguanté poco tiempo, nunca pensé que una chica obesa pudiera excitarme tanto, así que me corrí en sus enormes pechos.

Detalles del vídeo

Duración: 12:00
Visualizaciones: 49.721 vistas