Para una gordita como esta debe resultar complicado tener que elegir entre una buena comida o echar un polvo con su chico porque son las dos cosas que más le apasionan en la vida. Aunque bien mirado, ¿por qué elegir cuando se pueden hacer las dos cosas?. Puedes llenar el estómago en una opípara comida con tu chico y después echar el polvo de tu vida con todas las pilas cargadas. Porque eso de comer polla resulta placentero pero no quita para nada el hambre.

Detalles del vídeo

Visualizaciones: 18.423 vistas