Ya con su ropa interior ajustada se veía que realmente esta chica latina tenía demasiada carne. Al desnudarse sus dos enormes tetas cayeron por el peso de la gravedad, pocas veces se ven unos pechos tan grandes como los que tienen las mujeres obesas. Se trata de una madurita sudamericana con bastante clase, el hecho de ser gorda no implica que no pueda maquillarse, vestirse bien y sentirse guapa. Y la prueba está en que consigue follar con un tío bastante bien físicamente al cual le encantan las señoras grasientas.
La pone a cuatro patas y sus tetas tocaban la cama debido al tamaño que tenían, así en esa postura se la folló como si fuera una perra. Pero la obsesión del hombre era correrse en sus tetazas, por lo que luego le dio la vuelta y le echó encima de sus pechos toda su leche caliente.

Detalles del vídeo

Duración: 12:46
Visualizaciones: 77.083 vistas