Esta tía tenía las tetas más grandes que jamás he visto en una mujer. Puesto que mi obsesión son los pechos femeninos me la tenía que follar fuera como fuera, pero además es que la chica era una auténtica zorra. Una vez en su casa la guarrilla se desabrochó la camisa y empezó a mostrarle sus enormes tetas para ponerle los dientes largos al tío, el cual estaba muy caliente. La tumbó en la cama y empezó a denudarla, si con ropa era bella desnuda era una auténtica preciosidad. Sus enormes pechos, su barriga grasienta y su gran culo eran los atributos femeninos perfectos para él.

Además para lo gorda que estaba era capaz de abrirse de piernas de una forma sorprendente. Pronto la tumbó boca abajo y empezó a follársela, escuchar sus gemidos hacía que se excitase mucho más si cabe. Pero lo mejor fue cuando se dio la vuelta y siguió follándosela con sus tetazas moviéndose como si fueran de gelatina.

Al final ella quiso demostrar que era una mujer experimentada y folladora como toca, por lo que se puso a hacerle una mamada y a masturbar su verga para que se corriese en sus tetas, que era lo que él quería.

Detalles del vídeo

Duración: 42:32
Visualizaciones: 89.780 vistas