Siempre le costó socializar, era una chica gordita que se sentía mejor en un entorno natural con muchas plantas y a solas. La pelirroja no perdió esa costumbre y su marido la deja que este sola cuando quiere. Todo porque tiene claro que la jovencita que luego entra a la casa con ganas de follar, se pone ansiosa por una follada anal y hace lo que sea para conseguirla. Pero también prefiere una lamida de coño antes de que le metan una polla por el culo, en eso también la complace su marido porque todo lo que quiera la gorda de su novia.

Detalles del vídeo

Duración: 05:24
Visualizaciones: 16.177 lecturas