Cuando crees que ya está todo el pescado vendido y te dispones a marcharte a casa después de estar toda la noche en la discoteca, siempre pasa algo que te obliga a quedarte y ese algo normalmente es conocer a la golfilla de turno que te ha echado el ojo y quiere follarte. Este tipo tuvo mucha suerte el fin de semana pasado, mirad la gordita que conoció in extremis…

Detalles del vídeo

Visualizaciones: 21.924 vistas