Toda su vida trabajando en esa casa y haciendo las cosas, ha visto de todo y también ayudo a criar a los chavales que ahí viven. Pero uno de ellos no quiere abandonar la casa y hacer alto útil con su vida, pero eso es bueno para la vieja sirvienta porque ella aprovecha para sacar algo para ella misma. Todavía la rubia tiene un coño apetitoso y lo usa para calentar al negro y hacer que su enorme polla se ponga dura. Luego se monta a cabalgar y hasta hace que se folle su raja a cuatro patas. Luego le hace la comida para que tome una siesta y después lo despierta para volver a follar.

Detalles del vídeo

Duración: 20:32
Visualizaciones: 4.346 lecturas