Las chicas de su barrio están creciendo y ahora quieren acaparar todos los hombres de la cuadra. Se creen que su juventud les da una ventaja pero no tienen idea que la vieja gorda come pollas negras en el desayuno y lo hace como si nada. Su coño puede aguantar muchas folladas y no tiene que interrumpirlas ni para tomar agua. También puede cabalgar una o muchas vergas por horas, la rubia gorda tiene el coño adiestrado para ser una gran puta y ha tenido muchos años de práctica. Así que por los momentos le tocara esperar en la banca a las jovencitas.

Detalles del vídeo

Duración: 08:29
Visualizaciones: 6.143 lecturas