Este chaval sabe que su voluntad siempre será hacer lo que su mujer diga que debe hacer, porque cada vez que termina llevándole la contraria, pasa que sin darse cuenta está teniendo sexo con ella y haciendo lo que ella dice, así que ya ni lo intenta. Solo deja que la vieja con tetas gordas complazca sus caprichos porque siempre se trata de tener la polla de su marido dentro de la boca. Luego que la ve bien dura, solo quiere que le dé una follada en su coño a cuatro patas. Él sabe que si no quiere dormir en el sofá, debe hacerlo con muchas ganas hasta que ella tenga un orgasmo.

Detalles del vídeo

Duración: 08:26
Visualizaciones: 4.685 lecturas