Toca la puerta para pedir un poco de azúcar, pudo haber bajado al supermercado pero tendría que hacer una fila para pagar y es muy poco lo que necesita. Entonces se le ocurre tocar la puerta de la vecina negrita que sabe que esa sola y ahí tuvo que hacer otra cosa para poder pagar lo que quería. La gorda le pidió que le metiera la mano y luego le diera una follada, pero lo bueno fue que ella se calienta muy rápido, solo con un dedo en su obeso coño ya se pone a babar su raja y luego quiere hacer una mamada para que se follen su raja. Todo muy fácil y rápido la verdad.

Detalles del vídeo

Duración: 06:00
Visualizaciones: 5.498 lecturas