Limpiar su casa es algo que ella debería hacer, al fin de cuentas, su marido está trabajando y no es justo que ella este todo el día sin hacer nada, pero para eso es el dinero: para que ella tenga libertad de hacer lo que realmente le gusta. Es lo que una rubia suele hacer y por eso la vecina rellenita toca la puerta de este tío porque sabe que tiene una polla tan grande de la que ella no se resiste. Luego de hacerle una mamada y hacer que se ponga dura, él se ve obligado a darle una follada en su coño y darle el placer que el hombre con el que se casó no le puede dar.

Detalles del vídeo

Duración: 05:00
Visualizaciones: 1.140 lecturas