No sabe hacer comida y tampoco sabe limpiar, lo peor es que no le gusta hacerlo y no hay nada en el mundo que la obligue. Tampoco es que cuide mucho su cuerpo para verse deseable y se come todo lo que se le atraviesa en el camino. Pero la señora obesa es buena mamadora de pollas y por eso su marido no la cambia por nada en el mundo. Ella lo recibe chupándole la verga y luego que la ve bien firme, se monta sobre para que sienta su coño gordo y recuerde la razón por la que sigue casado con ella. También se come su semen de vez en cuando.

Detalles del vídeo

Duración: 08:11
Visualizaciones: 5.589 lecturas