Cuando se casaron era una jovencita muy atractiva, pero los años no pasan en vano, la gravedad hace sus travesuras y todo cambia de una forma tan drástica que se puede decir que resultan siendo dos personas diferentes. Esta señora está muy gorda, pero eso no ha hecho que deje de ser una zorra ardiente como lo fue cuando era joven. Eso es lo que hace que su marido la siga follando con muchas y no la haya abandonado por su secretaria más joven. Además su coño arrugado se sigue poniendo muy caliente y la madurita adora ordeñar su polla.

Detalles del vídeo

Duración: 06:00
Visualizaciones: 3.866 lecturas