Atender los teléfonos y llevar todas las cuentas es algo que hace muy bien. Sus jefes están felices con ella y todas las semanas tienden a subirle el sueldo. No quieren que se vaya para otra empresa porque es una pieza vital de la empresa. Pero sobre todo porque la secretaria gordita es una puta muy fácil de follar. Solo con algunos halagos ya acepta irse a algún hotel a follar con su jefe negro. Ella adora cualquier polla y si es negra de buena tamaño, entonces estará feliz de abrir las piernas para que se la metan en su coño y hacerla gozar como la zorra que es. Obviamente su esposo no sabe.

Detalles del vídeo

Duración: 15:58
Visualizaciones: 14.918 lecturas