Todas las mujeres desean un hombre que tenga dinero y pueda garantizar todo tipo de comodidades y lujos. Además que sea atractivo y muy vigoroso a la hora de complacerla sexualmente. Esta obesa rubia tiene un marido viejo que trabaja como mula para cumplir con lo primero y para lo segundo tiene a un amante jovencito que complementa la felicidad de la tetona. Ella no puede ser más feliz cuando le manosean el enorme coño para calentarla y luego sentir como atraviesa su coño y la hace tener muchos orgasmos. Eso todos los días después que se queda sola en casa.

Detalles del vídeo

Duración: 06:29
Visualizaciones: 6.510 lecturas