Su marido siempre la dejo hacer lo que ella quiso. Cuando decidió dejar de trabajar, él no tuvo problemas. Igual cuando empezó a comer como loca y a meter todos los carbohidratos que encontraba en su cuerpo. Ahora es una obesa negra que difícilmente puede caminar unos metros sin que le falte el aire. Pero lo que sí sabe hacer la mujer es ponerse a cuatro patas para que su hombre le entierre la polla hasta lo más profundo del coño. Ahí es cuando ella orgasmea intensamente y pide que le den más duro. Por eso son felices.

Detalles del vídeo

Duración: 21:14
Visualizaciones: 24.509 lecturas