Parece que de alguna forma, darle atributos de humanos a los animales no es lo más extraño que puede hacer una persona. A menudo se ve con los gatos quienes parecen que tiene personas como mascota. Pero esta obesa jovencita va mucho más allá porque ella le ha puesto nombre a su vibrador rojo y ahora parece que es su favorito. Tal vez puede ser porque se viene mucho con él, cada vez que se masturba con él, termina con el coño muy mojado y chorreado de todo el flujo vaginal que corre por los orgasmos que ha tenido. Los otros también lo hacen pero lo mejor es no preguntar.

Detalles del vídeo

Duración: 06:00
Visualizaciones: 9.284 lecturas