Al cumplir 30 años entendió que si quería algo tenía que tomarlo ella misma. A los 40 desarrollo la habilidad de hacerlo muy rápido y ahora que es una cincuentona vive constantemente en la búsqueda del placer. Aunque la obesa rubia puede follarse a cualquier hombre cuando quiere, siempre los deja secos y ellos necesitan algunas horas para recuperarse. En ese momento ella se hace unas cuantas pajas femeninas para mantener el calor corporal en su coño. Obtiene algunos orgasmos y está lista para la siguiente que se va a meter en la raja. Eso todos los días varias veces al día.

Detalles del vídeo

Duración: 08:10
Visualizaciones: 15.184 lecturas