Tener una novia que sepa comer una polla no es sencillo y hay que tener paciencia, ninguna nace enseñada y todo lleva su proceso. Cuando este tipo conoció a la que ahora es su mujer ella era virgen y que le comiera el rabo era impensable, pero fijaos ahora, la guarra parece toda una profesional del sexo oral y encima se lo hace totalmente gratis…

Detalles del vídeo

Visualizaciones: 18.555 vistas