En la calle se encuentra ese chaval que le empieza a hacer preguntas extrañas, él siempre pensó que era muy astuto y esa madurita gorda seria su próxima víctima. Una mujer que vive sola seguramente es una presa fácil pero él fue quien termino casado. Porque rubia obesa no perdona ni al chaval que entro a robar a su casa y cuando él menos pensaba estaba chupando sus grandes tetas. Luego se estaba follando su coño y era ella quien estaba disfrutando la intrusión. Ahora siempre la visita y no ha dejado de cubrirse el rostro para no salir del personaje.

Detalles del vídeo

Duración: 06:09
Visualizaciones: 8.303 lecturas