Un día se pone a comer esos snacks que dicen que evitan que las personas entren en estado de ebriedad y descubre que es todo mentira. Así que la madura gorda termina toda borracha cuando entra su vecino joven a ver si ella estaba bien. Pero no lo estaba, porque con tanto alcohol en la sangre, necesitaba echar una follada para evitar el coma etílico. Así que el joven hizo lo que todo buen samaritano habría hecho, saco su polla para que la obesa se la chupara y luego le dio una buena follada en su coño gordo. Por suerte la mujer ya está bien.

Detalles del vídeo

Duración: 20:06
Visualizaciones: 6.900 lecturas