Su vecina era una madurita gordita, de esas que tienen un buen culazo. El tío un día le propuso si le interesaría follar a cambio de un poco de dinero mientras la grababan en vídeo. Para su sorpresa la zorrita aceptó. Así que quedaron un día en su casa y comenzó lo bueno. Tenía tal culo que el tío casi se vuelve loco follándosela, mientras tanto, su amigo lo grababa todo en vídeo. La vecinita no sospechaba que lo que pretendían era publicarlo en internet, aunque el hecho de recibir dinero a cambio le tendría que haber dado una pista. Después de la follada cuando se lo dijeron a ella le pareció bien.

Detalles del vídeo

Duración: 30:33
Visualizaciones: 3.351 vistas