Las jovencitas se burlan de ella, eso es algo que ha sufrido desde que ella también era una joven. Porque siempre ha sido gorda y entendió que eso no va a cambiar; la ignorancia de los demás tampoco lo hará. Pero mientras el mundo mejora, ella puede vivir feliz sin que nadie lo sepa porque la madura con tetas gordas se come un pollón. Realmente tiene lo que toda mujer quiere tener solo que ella no tiene que exhibir su felicidad en las redes sociales. Eso porque no puede subir fotos de su coño a Instagram. Ya lo intento y realmente no puede hacerlo. Pero igual disfruta de las folladas.

Detalles del vídeo

Duración: 29:02
Visualizaciones: 5.321 lecturas