Salir a trotar todas las mañanas es algo muy saludable hasta que descubres que luego de algunos años tus rodillas y tobillos están sufriendo. Obviamente los médicos lo recomiendan para hacer más dinero con los pacientes. Pero esta gordita sabe que todo es un engaño y ella prefiere follar que bajar de peso. Literalmente está feliz siendo gorda porque aún es jovencita, y tener una polla metida en el coño es algo que no puede rechazar. Así sea un extraño de la calle que le ofrece meterle la verga en la boca sin ni siquiera saber su nombre porque no tiene intenciones de llamarlo luego.

Detalles del vídeo

Duración: 07:01
Visualizaciones: 3.281 lecturas