Justo por esto nos gustan tanto las mujeres latinas, especialmente si están gorditas como esta chica. Ella tiene un coño sencillamente perfecto, al abrírselo para hacerle un cunilingus se puede apreciar que, bajo esos labios oscuros, se encontraba una vulva rosada y húmeda, perfecta para introducir cualquier pene. El chico, también latino, le estuvo haciendo una buena comida de coño hasta que le tocó a ella. La gordibuena también sabía como chupar rabos, aunque él ya tenía la polla bien dura.

Poco después comenzó a penetrarla a cuatro patas, estaba deseando probar ese coño que un rato antes se había comido. Tenía el coño tan mojado que su polla estaba totalmente cubierta de fluidos vaginales, lo cual le dio una idea. Decidió cambiar de agujero y metérsela por el culo aprovechando la abundante lubricación que tenía en ese momento. Pensado y hecho, agarró su rabo y penetró su orificio anal hasta introducírsela entera en su culo. La latina disfrutaba como una cerda, puede que antes ya le hubieran follado el culo, pero seguro que no tan bien como este tío.

⇓ Descargar Vídeo HD

Detalles del vídeo

Duración: 12:22
Visualizaciones: 63.581 vistas