Posiblemente cualquiera se pondría cachondo si tuviera una asistenta tan guarrilla como esta chica. Ella es una tía rellenita, la típica con buenas curvas y tetas grandes pero además bien puestas. Cosas de la juventud, ya que aunque estaba gordita y sus pechos eran de gran tamaño todavía no se le habían caído.

El hecho de que fuera joven le gustaba al hombre, era una tía divertida y juguetona, pero lo mejor es que estaba buenísima y era bastante guarra. Solía mostrar parte de sus pechos, de su cuerpo… siempre con intención de seducir, y normalmente lo conseguía. El hombre se dio cuenta rápidamente de ello, especialmente cuando estaba tirada en el suelo a cuatro patas mostrándole todo su culazo. Después se incorporó y comenzó a jugar con sus tetas, aquello ya hizo que el hombre se abalanzase sobre ella con intención de follársela, que era justo lo que ella quería.

La abrió de piernas en el sofá y comenzó a penetrarla sin ningún miramiento mientras ella gemía y disfrutaba como la zorra que era. Finalmente la sacó en el último instante para correrse en toda su cara, cosa que a la joven guarrita le encantó.

 

Detalles del vídeo

Duración: 17:54
Visualizaciones: 97.329 vistas