Su ex jefe pensaba que ella no tenía nada que ofrecer al mercado laborar, se movía muy lentamente y además entorpecía toda la producción con tanto hablar. Varias veces fue pillada por las cámaras en el baño haciendo cosas indebidas y hasta sexualmente extrañas. Pero eso no le importa a nadie y mucho menos a la gorda negra, porque ella se goza el pollón de su macho que ahora tiene que mantenerla. Pero no tiene problemas siempre que pueda follarse el coño de su tetona favorita aunque esta también lo haga con todos los vecinos cuando él está trabajando.

Detalles del vídeo

Duración: 08:01
Visualizaciones: 10.900 lecturas