La jovencita siempre quiso ser como las chicas que miraba en las revistas. Es la idea de esas publicaciones, hacer que se crea que es posible vivir y ser de esa forma y con eso se aseguran constantemente la compra de sus números. Creer que la utopía es cierta, es parte de su mercadeo. Pero todo se puso mejor para ella cuando entendió que solo debía ser quien era y ahora no para de estar manoseando la polla de un viejo que está muy feliz por darle folladas. Resulto tener un rico coño y la zorrita quiere disfrutar mientras el sobre peso le quite la oportunidad.

Detalles del vídeo

Duración: 22:08
Visualizaciones: 6.164 lecturas