Hay quien diría que mi madre es una zorra, y tendría razón. Es una de esas madres gordas algo maduritas a las que les encanta masturbarse y follar. Reconozco que nunca he follado con ella, aunque me apetecería. Pero lo que si que hacemos es masturbarnos juntos. Ella es de mente bastante liberal, piensa que la masturbación femenina es algo natural, por lo que no tiene ningún reparo en masturbarse delante de su hijo, es decir, de mí.
La primera vez que lo hizo yo flipé, ver ese coño madurito sin depilar introduciéndose un gran dildo. Como se iba mojando mi madre y como se excitaba, eso para mí fue casi como conseguir una eyaculación sin apenas tocarme la polla.
Hoy en día nos masturbamos los dos, uno frente al otro, y hasta llegamos a compartir fluidos. Lo siguiente será follarme a mi madre, aunque eso ya es algo más complicado.

Detalles del vídeo

Duración: 07:10
Visualizaciones: 7.204 lecturas