Yo estaba jugando a la consola como tantas otras veces cuando vino mi hermana. A ella también le gusta jugar a videojuegos, pero le gusta mucho más otro tipo de juegos. Me pidió un trago y comenzó a beber, parecía que tenía ganas de juerga la zorra. Tal vez fue que bebió demasiadas copas, o tal vez que tenía ganas y que no sabía como hacerlo, pero la cuestión es que al rato de llegar se estaba comiendo mi polla.
Después los dos quedamos desnudos y fuimos a la habitación de nuestros padres. Allí la penetré mientras la guarra no hacía más que gemir como la puta que era. Ella estaba gordita, pero esas grandes tetas y ese enorme culazo me ponían muy cachondo. Al final no lo quise evitar, me corrí dentro de su vagina y la dejé chorreando, que ganas tenía yo de hacerlo.

Detalles del vídeo

Visualizaciones: 21.783 vistas