Cuando veas el vídeo entenderás porqué su vecina es una auténtica cerda. Mientras el hombre estaba arreglando la zona exterior de su casa su vecinita apareció, se apoyó en la pared y abrió las piernas. Era una clara invitacion a que él acabase dentro de ella, la zorra sabía muy bien como seducirle.
El hombre se lo pensó un instante, principalmente porque su esposa estaba en casa y podría pillarles. Pero aun así aquella gorda era irresistible, fue hacia donde estaba ella, se puso entre sus piernas y comenzó a besarla y a tocar sus tetas gordas.
Ella quería más, deseaba sentir su verga dentro de su vagina, por lo que el tío la penetró. Se la estuvo follando un rato, le comió el coño e hizo todo aquello que se puede desear hacer en una mujer de su peso. Y especialmente todo lo que no puede hacer en casa con su esposa.

Detalles del vídeo

Duración: 26:00
Visualizaciones: 23.773 vistas