El hecho de que esta bella treintañera haya cogido unos kilitos de más no significa que se haya vuelto más sosa ni menos intensa en la cama. En los últimos meses ha descuidado un poco su línea y su culo se ha resentido hasta el punto que ha aparecido su tan temida celulitis. A su chico, mientras sigan follando tanto y tan bien como antes, no le importa que su novia llegue a ser incluso más pesada que él. He de reconocer que a mí tampoco me importaría.

Detalles del vídeo

Visualizaciones: 23.550 vistas