Tener 75 años implica que recuerdas Woodstock y además, seguramente fuiste una de esas hippies que pensaba que fumando marihuana el mundo sería mejor. Ya hoy en día se puede ver que no era así pero lo importante aquí es que la abuela todavía se manda pollas negras. Parece mentira que además tenga un vibrador para calentarse el coño antes de echar una follada interracial. Son las cosas que hacen esas ancianas que crecieron como unas putas pero que su moral no les permitía cobrar. El comunismo hace esas cosas: está bien ser una zorra pero está mal cobrar por hacerlo.

Detalles del vídeo

Duración: 15:27
Visualizaciones: 5.020 lecturas