Que el lavado se tape no es un problema, las cosas se dañan con el paso del tiempo, lo que ve extraño su marido es que sea tres veces a la semana y además el chico que lo arregla no cobre ni un euro por hacerlo. Pero su mujer se encarga de eso y él no se mete. La jovencita gorda llama al fontanero tres veces al día, pero él llega directo a ofrecerle unos billetes por una follada, aunque no sabe que la obesa le chuparía la polla de gratis. Como sea, luego que le hace una mamada se monta sobre él y lo deja que pruebe su coño hasta que se pueda correr.

Detalles del vídeo

Duración: 06:05
Visualizaciones: 10.171 lecturas