La vida le dijo que tenía que estar todo el día metida en un gimnasio tratando de ponerse muy una raquítica anoréxica, pero ella le respondió tajantemente que iba a hacer lo que ella quisiera. Y puede hacerlo ya que es una jovencita y a esa edad nadie desprecia el ofrecimiento de una zorra que abre las piernas. Y esta jovencita con tetas gordas lo sabe muy bien y pasa sus días montando una polla grande, parece que los hombres maduros la quieren follar siempre y eso es algo que ella aprovecha. Parece que ha encontrado el propio sentido de su misma vida y esperemos que siga así.

Detalles del vídeo

Duración: 05:05
Visualizaciones: 983 lecturas