Hace una llamada de broma que hace parecer que solo esta aburrida. Sabe quién atiende y además de burlarse, revela su identidad para que sepan que es ella quien está molestando. Su vecino impresionado, no sabe qué hacer hasta que ve que la jovencita con culo gordo entra a su propiedad y no es para charlar. Entonces, luego de hacerle una mamada de polla, entiende que ella busca una clavada a cuatro patas y como buen caballero, no duda en dársela. Porque si un coño necesita una follada, entonces cualquiera con el poder de hacerlo, lo debe hacer. ¡Así dice la palabra!

Detalles del vídeo

Duración: 10:15
Visualizaciones: 5.798 lecturas