Las chicas alemanas tienen fama de tener buenas tetas, y con razón. Esta jovencita tiene dos tremendos pechos que sin lugar a dudas vuelven loco a este madurito. A todo hombre le gusta probar carne joven, y si además tiene bastante carne donde agarrar mucho mejor. Como no podría ser de otra forma comienza comiéndole sus dos gordas tetas, aunque también metía mano a su húmedo coño.
Después la zorrita le hizo una mamada y le restregó sus pechos haciéndole una paja cubana. Tras ello se tumbó en el sofá abriendo bien sus piernas.
El maduro se folló a la joven tetona, pero solo podía pensar en correrse sobre sus tetas. Por eso cuando llegó el momento de vaciar sus huevos lo hizo en sus melones dejándoselos chorreando.

Detalles del vídeo

Duración: 12:31
Visualizaciones: 24.472 vistas