Ella presumía de ser una buena sexóloga y consejera. Cuando esta pareja fue a consulta el tío no apartaba la vista de las enormes tetas de la terapeuta. Viendo a su pareja era obvio que a él le van las chicas gordas, con cierto sobre peso. Posiblemente la sexóloga se dio cuenta y le dijo que abandonase la habitación a la mujer. Después de ello se acercó y el tío no pudo evitarlo, colocó sus dos manos bajo sus pechos exclamando lo grandes que eran. Sin lugar a dudas follarse a esa hembra podría ser algo espectacular, tenía que probarlo.

Detalles del vídeo

Duración: 06:10
Visualizaciones: 6.970 vistas