Un hombre entra a su casa por un poco de azúcar, ella abre la puerta y lo deja entrar. Es su vecino y lo conoce bien porque siempre intenta meterlo a su habitación pero él se ha resistido hasta ahora. Parece que eso de ser casado ha influido mucho, aunque a ella no le importa para nada. Pero tiene una solución para que tengan algo de acción sin que sea una infidelidad. Ya guapa jovencita le hace una paja con sus tetas para que se corra sobre su cara. La tetona es muy astuta y sabe que de esa forma no se va a negar jamás. Tal vez la próxima vez acceda a follarse su coño.

Detalles del vídeo

Duración: 06:58
Visualizaciones: 2.241 lecturas