La guapa rubia se miraba al espejo y le gustaba lo que veía, pero todo era una careta que ocultaba su verdadera incomodidad. Porque solo vivía para complacer los cánones establecido por la sociedad. Horas de gimnasio y comida de conejos la tenían muy deprimida. Hasta que empezó a comer y se puso gordita, ahí encontró un tío que sabe cómo hacerla llegar al orgasmo. Porque la jovencita solo siente placer cuando le dan una follada anal, ella disfruta mucho cuando la follan por el culo y ahora el tío no pasa muchas horas sin meterla la verga en el orto.

Detalles del vídeo

Duración: 11:33
Visualizaciones: 8.273 lecturas