Esta chica gordita no conoce la palabra sumisión porque siempre es ella la que quiere llevar la iniciativa cuando folla con su novio. No le gusta que le digan cuándo, cómo, ni dónde hay que follar porque siempre es ella la que quiere tener la última palabra. Menos mal que se ha encontrado con un hombre sumiso y que le hace todo lo que quiere porque de lo contrario sus polvos serían auténticas batallas de egos.

Detalles del vídeo

Visualizaciones: 14.542 vistas