Los colores de la pared, el tamaño del televisor, los videojuegos que se compran y hasta las películas que se ven en la casa las escoge ella. Una gordita rubia que sabe que por ser guapa conseguirá lo que ella le pida a su marido. Además, cuando quiere follar, ni siquiera media palabras, solo se acerca y saca la polla del chico, la empieza a chupar y luego ya es inevitable que le den una follada. Se monta a cabalgar para penetrar su coño a su gusto, luego se acuesta y abre las piernas para que la follen al estilo misionero y tener algunos orgasmos.

Detalles del vídeo

Duración: 10:59
Visualizaciones: 8.054 lecturas