Escuche de una mujer que usaba pinzas de tender la ropa para agarrar clavos y evitar martillarse un dedo al hacerlo. Así que no me extraña que esta chica le dé a la cocina un uso diferente para el que fue hecha. Lo cierto es que la gordita no puede ver una olla porque enseguida le dan ganas de una follada, ahí muestra el ojete del culo y su macho sabe que debe ir a meterle mano en el coño. Luego se sienta y espera que ella vaya a chuparle la polla, luego que se la pone dura, ella misma se sienta para darse placer en el chocho.

Detalles del vídeo

Duración: 07:00
Visualizaciones: 2.171 lecturas