Los años pasaron y su juventud se fue como el agua se aleja de orilla al retirase el mar, ella solo se quedó mirando y no pudo hacer nada para evitarlo, no había nada que hacer. Entonces solo se dedicó a ver como los demás vivían mientras ella añoraba su juventud. Hasta que su nieta pequeña se muda a vivir con ella, es una gordita lesbiana que está feliz de compartir piso con la vieja y la abuela está mucho más feliz porque la zorrita masturba su coño. Parece que eso de ser lesbianas es algo que no tiene que ver con la familia y no cuenta como una follada incestuosa, entonces está mucho mejor.

Detalles del vídeo

Duración: 08:12
Visualizaciones: 6.631 lecturas