Una cita que no sabía cómo iba a salir, o eso les hizo creer a todos, ella sabía que se trata de un mulato bien fornido y no iba a dejar pasar la oportunidad de sexo con ese tío. La gordita española es una guarra de manual, una copa y ya tiene las piernas abiertas. Así que no se hace de rogar y al rato ya está en una habitación probando su primera polla mulata. Esas tetas grandes brincaban mucho y su coño no paraba de babearse, quería que se la metieran lo más profundo posible y que no se la sacara jamás. La jovencita quería tenerla hasta la garganta.

Detalles del vídeo

Duración: 59:40
Visualizaciones: 7.889 lecturas