Se encontró por la calle a esta gordita madura y utilizó sus típicos trucos para conseguir lo que pretendía. Él sabía que piropeando a una mujer como aquella podría hacerle cuanto quisiera, seguro que no estaba acostumbrada a recibir tantos cumplidos. No se equivocaba, se la llevó a su casa mucho antes incluso de lo que tenía previsto.
Una vez allí se desnudaron, a él le gustaba ese culazo que tenía la zorra, y a ella le encantaba la polla del tío. Se la estuvo chupando un buen rato hasta que llegó el momento de perforar su chochito.
Pero no se iba a conformar solo con metérsela en su chocho, también se la metió por el culo haciéndole un anal impresionante. Su cuerpo de madura rellenita le ponía cachondo, en especial por esa cicatriz que demostraba que ya había parido y por tanto era madre.

Detalles del vídeo

Duración: 29:34
Visualizaciones: 14.007 vistas