Su marido piensa que las mujeres deben ser recatadas y pensar mucho lo que dicen, pero eso no evita que piensen guarradas, no se puede silenciar el pensamiento y mucho menos reprimirlo, ya que nadie sabe lo que otro está pensando y eso es parte de la libertad de pensamiento. Pero lo que no podía adivinar es que la gordita culona lo único que quiere es ser emburrada a cuatro patas por una polla grande y no es precisamente la de él. Porque lo que quiere es compartir su coño con cualquier otra que no tenga nada que ver con ella porque sencillamente es una puta.

Detalles del vídeo

Duración: 10:35
Visualizaciones: 5.689 lecturas