Un viaje que pretendía ser normal como lo puede ser cualquier viaje a la playa, pero de pronto se da cuenta que con el dinero que tiene, la puede pasar aún mejor de lo que tenía planeado pasarla. Porque muy cerca hay chicas que están listas a ganarse unos billetes por hacer algo tan simple, que parece un robo por lo bien que lo hacen. Y así es como termina este tío disfrutando mientras la gordita se está comiendo su polla negra en el balcón del hotel. Solo tuvo que pagarle y por eso tuvo acceso a su coño y a una buena mamada de las que hace la zorra.

Detalles del vídeo

Duración: 05:28
Visualizaciones: 2.233 lecturas