Es un poco increíble que una persona que tiene sobre peso, no tenga una balanza en su casa. Eso dice que realmente no le importa controlar su peso o que es muy descuidada. Y por más inverosímil que parezca, el chaval que vive al lado abre la puerta y se cree la historia completa. Pero luego ella da un giro esperado cuando la gordita termina chupando la polla del vecino. Este, ya metido en el problema, lo único que hizo fue dejar que pasara porque ningún caballero interrumpe a una mujer mientras le chupa la polla, luego tuvo que darle una follada para terminar el asunto.

Detalles del vídeo

Duración: 06:09
Visualizaciones: 6.829 lecturas